Aquí es donde entra en juego la medicina alternativa, la naturopatía. La medicina natural emplea diferentes métodos de valoración como la iridología: conocer el estado de salud por medio del iris de los ojos, o la biorresonancia cuántica, que con el sistema Energetix Core realiza un escaner diagnóstico y se pasa al tratamiento aprovechando los recursos energéticos de la persona, y le manda las frecuencias necesarias, a través de la luz y el sonido. Una vez localizado el problema existen diversas terapias, además de la propia biorresonancia cuántica, para complementar el tratamiento como pueden ser las flores de Bach, la cromoterapia, el masaje metamórfico, la reflexología, los masajes con piedras calientes, la aromaterapia y un largo etc.

«La persona que acude a nosotros lo hace para tratarse diversas dolencias. Bien porque desde la medicina tradicional no le solucionan el problema o bien para complementar el tratamiento que lleva» señala Marta de Esteve, del Centro Valencia Terapias, quien añade: «entre los pacientes que vienen tenemos personas con procesos crónico-degenerativos como las alergias, psoriasis, enfermedades autoimunes e incluso personas que durante los tratamientos convencionales contra el cáncer intentan mejorar su calidad de vida».

Sin embargo, no sólo se pueden averiguar dolencias físicas sino como el ser humano es un todo de cuerpo, espíritu y mente, se puede detectar y mejorar trastornos como el insomio, ansiedad, depresión, geopatología o sobrecargas electromagnéticas...

emociones y bienestar

En 'El arte de no enfermarse' el oncólogo portugués Drauzio Varella argumenta que si no se quiere enfermar se debe hablar de los sentimientos, tomar decisiones, buscar soluciones, aceptarse, confiar en uno mismo y siempre tomar una actitud positiva ante la vida.

Pincha aquí para ir a la noticia

Publicado: 28 de Marzo de 2014